La empresa Bio Wood, perteneciente a un grupo de empresarios sevillanos y encabezada por su Director General, Enrique Pelegrín, firmó ayer en Mérida el Protocolo para el aprovechamiento sostenible de los espacios forestales junto a la Junta de Extremadura, Extremadura Avante y las empresas del sector forestal Pellex Energía, Macorela y Ecovías.

Este protocolo se enmarca en la Estrategia de Economía Verde y Circular para Extremadura, un documento cuya finalidad es conseguir un modelo de desarrollo sostenible para la comunidad, así como la preservación y mejora de la calidad medioambiental y la biodiversidad de la región.

biowood-extremadura2Entre los objetivos comunes del protocolo están la potenciación del sector forestal, la gestión inteligente del paisaje forestal, la creación de bosques resistentes y resilientes a los incendios, así como la valorización de todos los productos y subproductos forestales y el estudio de costes y viabilidad del suministro eléctrico de los edificios públicos de la Junta de Extremadura para la posible incorporación de la biomasa térmica.

El presidente de la Asociación Extremeña de Empresas Forestales y de Medio Ambiente (AEEFOR), Francisco Castañares Morales, apuntó que “el problema de los incendios no es solo una cuestión de tener medios eficaces para apagarlos y ha detallado que muchos de ellos se producen por el exceso de combustible que hay en el campo”.

En este sentido, ha añadió que “la naturaleza genera entre 15 y 70 toneladas al año por hectárea en el monte que si no se saca y aprovecha acaba quemándose”, por lo que las empresas trabajarán para reducir este combustible tanto en los montes públicos como en los privados para producir posteriormente energía.

Se trabaja ya en la ubicación de plantas de pellet en Sierra de Gata, La Siberia y las Hurdes que permitirán sacar 300.000 toneladas anuales de combustible del monte, algo que contribuirá no solo a evitar incendios, sino también a obtener beneficios.

Así, en cinco o seis años se podrán extraer de los montes entre 600.000 y 700.000 toneladas anuales para el aprovechamiento energético y crear unos 1.500 puestos de trabajo directo, indirecto e inducido.

La empresa Bio Wood será la encargada de transformar la materia prima que se saca de los montes para convertirla en pellet, que se usa como combustible para calderas formado por cilindros hechos por la comprensión de virutas, serrines y astillas, procedentes de restos de poda. No sólo servirá para las calderas, también se podrá transformar en electricidad, lo que servirá para reducir la dependencia energéticade la comunidad extremeña.

Por su parte, Enrique Pelegrín añadió en rueda de prensa que “es un día muy importante para nosotros. Estamos muy contentos e ilusionados de poder trabajar junto a la administración extremeña en el desarrollo sostenible de la región, así como en la prevención de los incendios forestales que tanto daño hacen”.